. . . . . . .
.   . Fiesta Judia . Publicidades .
.
FiestaJudia.com Organizador de Eventos Judíos
Accesorios y Bijouterie
Alquiler de Autos
Ambientación
Barras y Bebidas
Belleza y Relax
Catering
Catering Kosher
Ceremonias y Servicios
Cotillón y Disfraces
Disc Jockeys y Sonido
Foto y Video
Ideas Originales
Indumentaria Juvenil
Invitaciones
Joyas y Alianzas
Judaica
Luna de Miel
Maquillaje
Mesas Dulces y Tortas
Mohel
Noche de Bodas
Organización de Eventos
Peinados
Quintas y Estancias
Ramos y Tocados
Regalos y Listas
Salones
Shows
Souvenirs
Trajes de Etiqueta
Vestidos de Fiesta
Vestidos de Novia
Zapatos
Destacado
Descuentos y Beneficios
Wedding Planner
Fechas para Casarse
Templos de Buenos Aires
FiestaJudia.com
FiestaJudia.com
Destacado
Quiero Planear Mi Boda
.

¿Cómo ponerles límites a los invitados desubicados?

¿Cómo estás amiga?
Vamos a hablar de algo que puede ser tan cómico en la boda de otro, como aterrorizante en la tuya: los papeloneros, desubicados o como quieras llamarlos.

El amigo zarpado de tu novio, el tío que siempre se toma unas (unas cuantas) copas de más, la tía abuela que podría agarrar el micrófono y contar que está tan emocionada, porque se acuerda de cuando te cambiaba los pañales, y porque tu marido le gusta más que tu ex novio… 

Ufff, ¡podría seguir, eh! ¡Si hablamos de papeloneros en casamientos, vi de todo! Ahora vamos a hablar de cómo evitar o mitigar sus papelones y de qué cosas podrían pasar, para que estés advertida y los atajes a tiempo. Hay todo tipo de desubicados:

  • Los “autoinvitados”. Los participaste y se quieren colar de prepo en la fiesta. Creeme, hay gente tan caradura y con tan poco amor propio que va a donde no la invitan. Tranquila, en todo salón tenés que entregar una prolija y clara lista de invitados, que deben respetar a rajatabla. Tal vez en algún salón decidan consultar a tu familia en el momento, si insiste demasiado, para ver qué resuelven ustedes, o ante un engaño del colado (tan caradura que podría decir que hay un error y sí fue invitado) ¡sean inflexibles!
  • Los que se atribuyen un lugar que no corresponde. Típico. Se están sacando una foto familiar y cae un amigo de tu viejo (que vos no ves hace diez años) y se abraza con todos. Llega al templo una tía lejana y se sienta en la primera fila, donde deberían ir tus abuelos, hermanos, tíos. Reparten el cotillón y alguien roba de la mesa principal ese gorro que compraste especialmente para tu papá. Con cortesía, todo se soluciona. No lo dejen pasar, no dejen que le quiten protagonismo a sus íntimos: encárenlos con educación.
  • Los amigos zafados del novio.  Mirá esto: se puso de moda, por ejemplo, poner al novio en calzoncillos en el medio de la fiesta. Si esto (o que den vuelta todo, revoleen centros de mesa, etc…) no te molesta y tus familiares y los de él no se ofenderían, dejalo ser. Si a él le es incómodo y a ustedes les parece desaforado, háblenlo de antemano y lo van a entender.
  • Los borrachos. Nunca, nunca faltan ¡Lo peor es que el borracho es propenso a caer en cualquiera de las otras categorías! Y no podés privar de alcohol a toda su mesa por ellos, ¡sería ridículo! Pedile a algún familiar o amigo de confianza en común que “controle” lo que hacen y, si aún así se toma hasta las copas de kidush de la ceremonia y funde a la empresa de la barra de tragos, cuiden que no tenga un protagonismo excesivo…
  • Los amantes de los discursos. Las tías que hablan de pañales, los amigos que empiezan a contar anécdotas totalmente incorrectas o, simplemente, los que se ponen demasiado sentimentales y dicen algo hermoso, pero de 20 minutos y que te arruinó el timing de toda la fiesta…  ¿solución? Le decís estrictamente al DJ o al coordinador del evento que el micrófono no se lo den a nadie, salvo que ustedes lo autoricen. Si aún así pasa, hagan como en las entregas de premios: se acercan emocionados y los abrazan para agradecer, ¡fingiendo creer que terminó!

Ahora, como te dije al principio, todo se puede prevenir, pero también puede fallar y te puede pasar. En tu gran día, disfrutá y simplemente tomalo con filosofía, resolvelo y ¡te quedará una anécdota cómica!
En todo caso, no sos vos ni tu, para entonces, marido quienes quedan mal parados y si el papelón o la desubicación es muy grande, ya sabrás a quién no invitar a tu próxima fiesta.
Besos,
Juju


 

.
Madero Eventos - Madero Tango
Espacio Inside
.
.
    . Fiesta Judia . Banners .

Copyright © 2005. Todos los derechos reservados - Desarrollado por DigiKol TM